martes, 16 de septiembre de 2008

Y tú no estás


En esta playa solitaria,
ante un rugiente mar como único testigo,
fui ama de tus deseos,
dueña de tu pasión arrolladora,
soberana de tu inocente rapto.

Hoy, en esta misma playa solitaria,
cobijada por la inmensidad del cielo azul,
tu recuerdo viene a mi, y
me invade, me posee, me subyuga.

No es la cálida noche de invierno que me abraza,
no es la brillante luna llena que me ilusiona,
no es la húmeda arena que me arrulla.

Es el recuerdo de tus ardientes besos,
de tus embriagantes susurros,
de tus te quiero…

Es la evocación del sabor de tus labios.
La perfecta armonía de tus caricias.
La maraña de tus firmes brazos.
La invasión de tu olor en todo mi ser.

Pretendo perpetuar tu imaginaria presencia,
que conjugue con la perfección del horizonte.
Pretendo inmortalizar mis ensueños,
que se enlacen con el vaivén de las olas

Más la realidad me niega la ilusión de mis desvaríos.
Si, es la misma playa solitaria,
Es el mismo mar,
Pero, tú no estás.



2 comentarios:

ADLE dijo...

como las olas

LUCIA DE LA CHICA dijo...

MUY BONITOS TUS POEMAS, TIENEN UN SENTIMIENTO ESPECIAL, 1 BESO LUCIA