jueves, 18 de diciembre de 2008

Yo te quiero


Te quiero,
por tus ojos claros,
por tu risa sencilla,
por tus pasos suaves,
y te quiero
por tus cálidas manos,
por tus suaves labios,
por bellos ojos,
dos luceros avellanados,
suave piel como fino mármol.
Desearía poder abrazar tu sombra,
esculpirle mil veces, mil adornos,
y dejarla flotar entre la palabra.

Pensé en tus coloridos prados,
en el octubre y en tus manos,
pues en ellos todo queda sellado.
Numerosos pensamientos juegan
sobre una mesa de azul palidecer;
alrededor, aves de papel vuelan,
Así surgieron sus suaves esencias,
llenando de largas sonrisas la creación.
Su fé, su razón y sus sueños grabados
todos ellos a su encanto regresaron,
y así como el hierro atravesaron,
estos versos emergieron encantados.
Soñé y desperté,
sólo para volver a soñarte.
Y en mi sueño, tú, todo lo eras
Y en mi sueño, tú, aunque no lo quieras.
He regresado sobre mis huellas,
sobre el paso de mi sombra,
mirando hacia el horizonte,
reviviendo el tiempo ya marchito.
Un recuerdo.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Cual dolorosa


Sombra de mi propia sombra,
deambulando, cual dolorosa
por temerarias pendientes,
voy en busca del sosiego.

¿El sosiego a mi profunda agonía?
¡Tan sólo una palabra tuya!

Un simple susurro
Un efímero suspiro
Una dádiva de tus ausentes labios
El sublime bálsamo de tu voz

¿Es tan sólo una utopía?
¿Una ilusión de mis febriles sueños?
¿Un espejismo de mis áridos días?
¿Una sombra de mi propia sombra?

domingo, 7 de diciembre de 2008

El Marco Perfecto

El azul y celeste del horizonte, allí donde el mar y el cielo se funden, es el marco perfecto de una frenética competencia de barcos veleros; la escena muestra la luz brillante de un cálido día de verano, hombres bregando arduamente, luchando contra la naturaleza, midiéndose con sus iguales, con exclamaciones, fuerza, gritos, velocidad, coordinaciones, concentración, adrenalina pura.

Tú estas allí, entre ello. Percibo tu silueta y eso me basta. La imponente presencia de tu recuerdo me rapta. Provoca en mí un vendaval de sensaciones, de sentimientos, de ilusiones, de deseos. Siento miedo de mi misma, de mi inconsciencia, quiero sacarte de mi mente, calmarme.

Me concentro en el apacible volar de las aves, más no tardo en descubrir que sus cantos, traen escondidas tus palabras. En contraste con los gritos de coordinación en la competencia, tus palabras resuenan arrulladoras y dulces en mis oídos, son apetecibles y armoniosos mensajes de amor para mí.

La brisa marina también es tu cómplice y permite que tu aroma me alcance. Sin tiempos ni distancias, me invade. ¡Abandona la competencia! y me posee, derrumbando todas mis barreras.

Yo, indulgente, permito que los rayos de sol me abracen y me pierdo en pasión pura, en busca de tu alma hechicera, que me inyecta de caricias disfrazadas de inocencia.

Las olas, que son tus manos, me toman con la misma urgencia con que controlas las velas del barco, me invitan a olvidarme del mundo, a anidar en tus brazos y disfrutar del paraíso de tus besos, llenos de apasionante adrenalina.

El mar rugiente que eres tú, me tienta diciendo, elevémonos juntos! juntos! hacia el azul y celeste del horizonte, allí donde me fundo con el cielo, marco perfecto para nuestro amor.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Y el día siguiente...


Y el día siguiente...

quiero caminar contigo por la playa,
bajo la lluvia,
con tu brazo sobre mis hombros,
recibiendo la brisa marina en nuestros rostros
sonriéndonos, robándonos besos y abrazos.
Con tu rostro hundido en mi cuello,
sintiendo tu aroma…

lunes, 17 de noviembre de 2008

XIII


Fueron los dulces
o los amargos,
las risas
o las palabras,
los días
o las noches,
los te quiero
o los te amo.

Ya no importa
lo que fue o no fue.
Fue algo, sí
fue, tal vez, también,
y mi momento es:
¿regresará ahora?
¿llegarán todos?
Nunca lo sabré.








Autor: Roberto Chang

miércoles, 29 de octubre de 2008

Tu boca!


Incitados por antorchas de deseos
mis dementes labios febriles,
buscan la eterna fuente del placer,
tu boca!

Inocentes, insensatos labios,
desenfrenados por locas pasiones,
se entregan al celestial oasis del amor,
tu dulce boca!

Manantial que los rapta,
los subyuga,
los atrapa.
tu dulce boca, dulce!

Susurras algo, ¿no sé que?
No te escuchan, no te dejan.
Están gozosamente indefensos
tu dulce boca, dulce! dulce!

Sabe a piña fresca,
a misterios por descubrir,
a brisa de abril,
a delirios prometidos.
a primavera en invierno.
tu dulce boca, dulce! dulce boca!

domingo, 19 de octubre de 2008

El mar, mi confidente

Playa Punta Sal, Tumbes - Perú

Caminando por playas desiertas
hice del mar mi confidente y
LE HABLE DE TI.

Conmovido, me escucho quedito,
y alentándome suavemente,
besó mis pies con tibia dulzura.

Le dije que te llamas Locura
y llevas por apellido Pasiones Encendidas.
Que tus ojos misteriosos, me ocultan
indescifrables enigmas.
Le confié que soy tuya aún desde antes de conocerte.
Que amarte, excede toda ilusión.
Que estoy prendida de tu boca bella
y mi sueño es robarte mil besos …
¿con sabor a durazno y piña?
o ¿café recién colado?
Despertar enmarañada en tus brazos,
sólo con el deseo de volver a soñarte
Que hoy y aquí, en tu ausencia,
te siento…
te quiero…
te extraño…

Y el mar, mi confidente,
conmovido, lloró furiosamente,
por éste, mi gran amor,
no correspondido.

jueves, 9 de octubre de 2008

Mi querida Iris, así te recuerdo…

Iris en Flor - www.yunphoto.net

Navegando por el Sena
Paseando en carruaje por Paquetá
Bañándonos en las Islas de Río
Llorando en el Coliseo Romano
Perdidas en el Aeropuerto Guarulhos en Sao Paulo
Comiendo en un parque de Madrid
Sobreviviendo el incendio del avión en Quito
Perdiendo el bus en Montevideo
Comprando medias en Paris
Extraviadas en La Mina en Taxco
Comiendo chocolates en Suiza
Sintiendo melancolía por Río en Buenos Aires
Bailando Samba en el Pan de Azúcar
Comprando carteras en Burgos
Escuchando Opera en Caracalla
Tomando jugo caliente en los Jardines de Versalles
Con abrigo de piel y sandalias en Bariloche
Escuchando al Papa en el Vaticano
Bailando Vals en Viena
Cambiando de hotel en Cancún…
Coqueteando en Acapulco…
De shopping nocturno en Sao Paulo
Sin respirar en Chapultepec
De museos en Florencia
Aterradas en Copacabana
Comiendo cochinillo en Zaragoza
Viendo el Panda en Ciudad de México
Haciendo topless en Niza
Tomando Tequila en las pirámides del sol y de la luna en Teotihuacán
Cantando un vals peruano en Bariloche
Cruzando el Río de la Plata en plena tormenta
Apostando en Montecarlo
Descubriendo París
Desayunando en Río
Estafadas en Venecia
Leyendo El País en Madrid
Caminando bajo la lluvia en Londres
Encontrándonos como hermanas,
Descubriéndonos como amigas
y más…

Hoy, con alas propias y vuelo libre,
¿qué increíbles lugares recorrerás?
¿qué nuevas aventuras emprenderás?

Te extraño

sábado, 20 de septiembre de 2008

Mis ofrendas


El lucero del alba no me ha visto, aún;
pero alumbra el extenso sendero
de mi andar hacia ti.
Vengo sola, desde el oriente,
caminando despacito y en puntitas de pies.
Llevo conmigo las más valiosas ofrendas,
las ofrendas de mi amor.

Te entregaré la luna de oro,
por el brillo de tus ardientes ojos
y tus miradas con deseos negados.

Te ofreceré la luna de inciensos,
con olor a gomas de Siria y Egipto,
en perfumados espirales de humo,
por tus quimeras de amor.

Te brindaré la luna de mirra,
de mirra en ramitos,
por tus excelsos besos,
cargados de pasión ajena.

Toma pues, estas mis ofrendas,
mis lunas, mis tesoros,
mis aventuras de amor.


miércoles, 17 de septiembre de 2008

Amor, mi amor


Amor, mi amor,
navegarte quiero
por siempre
hasta la eternidad.


martes, 16 de septiembre de 2008

Y tú no estás


En esta playa solitaria,
ante un rugiente mar como único testigo,
fui ama de tus deseos,
dueña de tu pasión arrolladora,
soberana de tu inocente rapto.

Hoy, en esta misma playa solitaria,
cobijada por la inmensidad del cielo azul,
tu recuerdo viene a mi, y
me invade, me posee, me subyuga.

No es la cálida noche de invierno que me abraza,
no es la brillante luna llena que me ilusiona,
no es la húmeda arena que me arrulla.

Es el recuerdo de tus ardientes besos,
de tus embriagantes susurros,
de tus te quiero…

Es la evocación del sabor de tus labios.
La perfecta armonía de tus caricias.
La maraña de tus firmes brazos.
La invasión de tu olor en todo mi ser.

Pretendo perpetuar tu imaginaria presencia,
que conjugue con la perfección del horizonte.
Pretendo inmortalizar mis ensueños,
que se enlacen con el vaivén de las olas

Más la realidad me niega la ilusión de mis desvaríos.
Si, es la misma playa solitaria,
Es el mismo mar,
Pero, tú no estás.



sábado, 6 de septiembre de 2008

Fantasía


En la maraña de tus fantasías,
en busca de tu yo interno
me creaste.
Enredada en tus pensamientos,
me formaste.
Que sea real, no estaba en tus planes,
encontrarme, mucho menos,
pero existo y estoy aquí.
Déjate llevar por la realidad,
cierra los ojos, y abandónate a mi amor


miércoles, 30 de julio de 2008

Somos


Desnudos,
expuestos a la inmensidad del universo,
sin pasados ni etiquetas,
nos amamos tiernamente.

Indefensos,
revelando almas puras,
nuestros cuerpos se fusionan,
formando exaltadas armonías.

Trastornados,
poseídos por sublimes lujurias,
llenos de esperanzas
compartimos mil secretos,

Embelezados,
nos susurramos al oído,
derramamos besos mil.
Mi aliento ahora es tuyo,
el tuyo… es todo mío.

Es el fin de lo hasta ahora conocido
el preludio de lo inexplorado.
Somos esperanza
somos, eso basta.

jueves, 17 de julio de 2008

Yo lo espero


El Sol, inconciente, se filtra.
Todo lo inunda
Todo, todo, todo.
Yo lo espero con deseperación.
Desde la profundidad de mi infinita congoja,
Yo lo espero.
Sin recato, sin miramientos,
Yo lo espero.
Es el bálsamo prometido.
Ansío su complaciente calidez,
afable, arrulladora, protectora.
Imploro por su amparo.
Más no me alcanza, no me llega,
no llena mí entrístecido corazón.
Yo lo espero.

lunes, 30 de junio de 2008

Perdóname


Perdóname por desearte con desbordante pasión,
exótica dulzura, inalcanzable delirio.
Perdóname por abordarte,
maravillosa quimera de azul desierto.
Perdóname por deleitarme,
magistral mezcla de sublimes imperfecciones
Perdóname por fundirme a ti,
granítico impenetrable ser de otro mundo.
Perdóname por amarte,
obstinado cazador de celestiales ilusiones.

Desearte, abordarte, deleitarme, fusionarme y amarte,
dulce ángel mío, con sabor a piña,
es mi locura.


viernes, 20 de junio de 2008

Mis Noches Frías


Te fuiste sobre la tarde,
llevándote la luz de mis días.
Levantaste vuelo de aventura.
Ciego ante tu destino.
Firme en tu decisión.

El dulce dolor de tu recuerdo,
lanza estrellas a mis noches frías.
No las cojo, se resbalan,
me invade la infinita melancolía.

Tu olor aún me aborda,
y lo dejo poseerme.
Pues ansío tu regreso,
más sé que ya no existe.

Me dejaste malherida,
sin decir palabra alguna.
Te pertenezco,
tengo roto el corazón.

martes, 3 de junio de 2008

El Misterio ¿tiene nombre?


Si tuviesen que ponerle un nombre al misterio, ¿cuál escogerían? Yo lo bautizaría como “Jack”. Nombre corto, fuerte, fácil, simple, relacionado a personajes de la historia, no sólo misteriosos sino también oscuros!

Para poder personificar al mismísimo misterio, “Jack”, estoy segura, deberá ser inteligente, sagaz y agudo. Al mismo tiempo, reservado, con un sobrio y discreto encanto varonil, de ideas claras, muy objetivo, creativo y práctico. Leído, culto y conocedor de prácticamente todas las materias. Si, fascinante combinación, que lo hará peligrosamente atractivo, enigmático e indudablemente "Misterioso".

“Jack” deberá ser capaz de producir sentimientos opuestos, como amor y odio, ternura y rudeza, nostalgia y alegría, tristeza y pasión, esto lo ayudará a esconder su verdadera personalidad.

Asimismo, “Jack” dominará varias lenguas y su acento será neutro para confundir al auditorio y ocultar su procedencia.

Ah, y por cierto, su nombre, su verdadero nombre … no será “Jack”

¿Le buscamos un apellido?

sábado, 24 de mayo de 2008

Mirada de Lobo


Mis trastornados pensamientos
brillan radiantes de ilusión,
cuando te pienso, por primera vez,
frente a mí.
Tu mirada, de lobo en celo
ensaya penetrar mis pensamientos,
descubrir mis intenciones,
confirmar tus secretos deseos.
Más tus sonidos, de orador recorrido,
ligeramente oscilantes, develan los tuyos,
mi lobo bueno…
Yo te pienso en abril noche,
con traviesa azul celeste mirada.
Yo te evoco marcando territorios propios,
complacido en mis brazos seguro.
Yo te deseo como al manantial de desierto,
amainando mis pasiones encendidas.
Yo te quiero acampado en mi alma.
ardiendo eternamente, luz de vida.
Mi dulce lobo, mi lobo grande.




sábado, 17 de mayo de 2008

Es la lluvia


Es la lluvia.
Desgarradora y persistente,
gotas de alma caen por mis mejillas
desde que te fuiste.
Es la lluvia,
Pedazos de un corazón desahuciado,
dulce rocío de dolor que brota de mis ojos.
Sólo es la lluvia.

sábado, 10 de mayo de 2008

Un día inolvidable

Yucsan: en el fondo pueden ver a la alpaca recién nacida

Hoy al empezar a escribir, no pude evitar volver a experimentar la angustia que sentí cuando me supe varada en medio de la nada con mis 2 pequeños hijos. Al mismo tiempo sonreír con placer … gajes del oficio de una joven madre divorciada!.

Como de costumbre cuando no teníamos una actividad pre establecida para el fin de semana, mis dos hijos, de 8 y 4 años de edad, y yo, nos subimos al auto y salimos de paseo. Nuestros paseos de domingo por la tarde podían ser una simple vuelta por el circuito de playas, los juegos mecánicos, ver la película de estreno o jugar en un parque. Nunca era nada elaborado. Se trataba de pasarla bien y disfrutarnos. Siempre, haciendo equilibrio entre nuestro entusiasmo y lo que mi bolsillo nos permitiese.

Ese domingo salimos sin un rumbo definido. Como siempre, Lima estaba gris y húmeda; y en búsqueda de sol y aire puro, me aventuré a manejar hacia las afueras de la ciudad. Por tratarse de un paseo corto, sólo cargué con algo de ropa (emergencias con niños!!), e iniciamos el paseo en medio de risas, cuentos y canciones.

Tomé la Carretera Central rumbo a Chosica y en el camino compartí con mis hijos gratos recuerdos de mi infancia en el campo: jugando con los animales, pescando en el río, celebrando las fiestas del pueblo. De pronto… nos cruzamos con un rebaño de alpacas! no lo podíamos creer! produjeron tal algarabía en nosotros (quizá alimentada por mis relatos) que decidamos desviarnos del camino principal y seguirlas, esperanzados en lograr acercarnos y jugar con ellas. No teníamos ni la más remota idea de lo que experimentaríamos esa tarde.

Seguimos a las alpacas por caminos de tierra hasta llegar a un paraje entre los cerros, donde bajamos del auto y conversamos con las personas que acarreaban el rebaño. Ellas nos informaron que una de las hembras estaba a punto de parir!! Nos sentamos a una distancia prudencial y admiramos el milagro de la vida, al mismo tiempo yo disfruté observando las caritas de asombro de Yucsan y Roberto. Fue un momento realmente maravilloso. Yucsan me pidió la llave del auto para sacar la cámara fotográfica y tomarle una foto a la pequeña alpaquita y esa fue la última vez que las vi. A las alpacas no, a LAS LLAVES.

Roberto lloraba de hambre, frío y sueño. Yucsan lloraba porque no recordaba donde había dejado las llaves. Yo estaba aterrada! Trataba de tranquilizar a Yucsan y hacerle recordar por donde había caminado. Como ya oscurecía, todos, de rodillas, palpábamos el piso en busca de las tan codiciadas llaves. Con decirles que hasta las alpacas nos ayudaron a buscar las llaves!

Luego de mucha angustia, desesperación, planes alternativos, etc. etc. Oh! Milagro! las encontramos!! Por cierto, bastante más lejos de lo que Yucsan recordaba, pero LAS ENCONTRAMOS!

¿Creen ustedes que alguien pueda olvidar un día como ese?

sábado, 26 de abril de 2008

Robi

Roberto antes de cumplir 1 año


Su personalidad fuerte y desbordante se hizo evidente desde el momento mismo que llegó a este mundo, cuando se opuso magistralmente al timorato equipo de médicos que me asistía en el alumbramiento y que había prescrito la necesidad de una cesárea. Simplemente nació. Imponiendo su propio ritmo, su propia travesía. Lo que al principio creí una casualidad, hoy la sé una realidad. La cesárea, simplemente, no estaba en sus planes.

Marcó así un nuevo hito en mi vida.

Luego de muchas tribulaciones, lo registramos como “Roberto Yuctong” y lo llamábamos por el segundo nombre. Pero, él no estuvo de acuerdo, y aún siendo muy pequeño decidió ser reconocido como “Roberto”, haciendo caso omiso cuando lo reclamábamos como “Yuctong” o “Tony”.

Por lo demás, fue el bebé ideal, el que toda madre sueña: bello, dulce, perfecto, sano, amoroso, gracioso y juguetón, de esos que se roban el corazón de todo el mundo, dispuesto a dejarse querer y al mismo tiempo, dispuesto a prodigar su ternura.

Sin embargo, nunca voy a olvidar lo que hacía cuando no estaba de acuerdo con algo o con alguien. Lo recuerdo como si fuera ayer: parado (desde que aprendió a pararse por si solo), con los brazos cruzados y el seño fruncido, todo un hombre! Era su forma de protestar. Sin llanto, sin pataletas.

Con el tiempo, su infinita curiosidad y ansias por querer saberlo todo ha ido creciendo. Sólo por el gusto de saberlo, sin ninguna intensión de reconocimiento o soberbia.

Esas características tan suyas han continuado reafirmándose, a través de sus actitudes, sus intereses, bajo distintas coyunturas, con esa misma seriedad y tranquilidad con la que él va por la vida.

Con voz pausada y grave, es un joven hombre de pocas palabras pero amplio y receptivo, capaz de escucha opiniones, analizarlas, compararlas, evaluarlas. Pero, una vez tomada una decisión, la defiende con pasión, con ahínco, con todas sus fuerzas, aún a pesar suyo.

Así es mi Robi, un ser único y maravilloso.

viernes, 11 de abril de 2008

Tu Gata...


Cual gata en celo,
me acurruco a tu lado.
me sumerjo entre tus brazos,
al acecho de tus besos.

Maúllo a tu oído.
te provoco,
Te apremio,
te busco.

Te ofrezco mis 7 vidas
te pido… todas las tuyas
y sólo un instante

Sigilosa,
no renuncio.
Te lamo.
Te deseo.

Soy tu dueña.
Me perteneces.
Te poseo.
Me colmo de ti.
Te maúllo.

Ronroneo…

jueves, 3 de abril de 2008

Mis Aventuras con Morfeo Parte I

Iris


¿Porqué cada vez que sucede algo “fuera de lo normal”, o que se convertirá en “la anécdota” del viaje, yo estoy durmiendo? esto es algo que me he preguntado muchas veces. Y si, una de las respuestas obvias es que realmente soy muy dormilona, también tiene mucho que ver con mi inexistente espíritu aventurero, mi total apego a la comodidad y despreocupación por los detalles importantes. En los viajes que realicé con mi hermana Iris, mi mejor excusa siempre fue “Iris es la guía experta”.

Una de esas anécdotas inolvidables sucedió cuando cruzamos juntas el Río de la Plata, esta travesía fue una decisión de última hora, no estaba en nuestro itinerario, pero así era Iris, aventurera e impredecible.

Nos embarcamos por la tarde en Buenos Aires, pasamos una placentera noche en pleno río y amanecimos en Punta del Este, recuerdo que cenamos con un grupo de turistas, reímos mucho, cantamos, bailamos y disfrutamos de una cálida noche bajo el cobijo de la luna, más tarde nos fuimos al camarote y como de costumbre yo me dejé llevar por un relajante y reparador sueño de viaje de placer.

La versión de Iris, distaba tangencialmente de la mía. Ella no narraba esa noche como apacible, sino como una de las peores experiencias de su vida:

“fue prácticamente arrancada de su litera por un brusco movimiento, aún media dormida y sin comprender lo que sucedía, observó a través de la claraboya que nos encontrábamos en medio de una gran tormenta, con incontrolables vientos huracanados e inmensas olas. Aterrada, trató de despertarme a gritos sin obtener respuesta, arrastrándose, logró colocarse el salvavidas, luego sujetándose de cuanto podía, en medio de la oscuridad y el fuerte zarandeo del barco avanzó lentamente hacia donde yo dormía, recorrer la poca distancia que nos separaba le pareció una eternidad, de pronto … la calma absoluta. Continuaba lloviendo, pero la tormenta había amainado”

No me despertó.

… y no me habló por varios días. Yo? me enteré cuando todos comentaban sobre la terrible noche que habían pasado, intercambiando experiencias, consejos y direcciones para mantenerse en contacto luego de haber sobrevivido a tan inolvidable aventura.

domingo, 23 de marzo de 2008

La Odalisca


Cuanta sensualidad puede transmitir una persona con el sólo movimiento de sus manos! pensé el día que observé bailar por primera vez a Marcia, mi profesora de danza árabe. Ella logra la perfecta unidad al reunir magistralmente lo espiritual y lo terrenal en su danza, con armonía, con creatividad, con ritmo y feminidad.

Con su torso, aplicando desplazamientos suaves y delicados, exponen el lado místico de su ser, sus brazos y manos asemejan las alas frágiles y etéreas de un cisne. De la cintura para abajo, intercalando movimientos muy particulares, de ondulación, de golpe y vibración; sensuales y enérgicos, logra expresar lo material, valiéndose de sus caderas para exteriorizar la sensualidad femenina.

Su cuerpo físico, ataviado con adornos, brazaletes, monedas y velos de vivos colores, es la herramienta que le permite revelar sus otros cuerpos etéreos y al mismo tiempo, la libertad femenina, sin culpas, sin bloqueos, liberando su espiritualidad y su sensualidad, mitificando la imperecedera seducción.

Luego de conocer al ser humano detrás de la “odalisca”, mi asombro es todavía mayor, no sólo por su dulzura y talento, sino también por su paciencia y vocación por difundir este arte entre mujeres como yo, quienes al realizar este baile, sentimos que emergen sensaciones ocultas, eternamente reprimidas, inconcientes, concediéndonos la reconciliación con nuestro cuerpo y el despertar de nuestra sensualidad dormida
.


Marcia Samina
2780195 /2689016/97356748

domingo, 16 de marzo de 2008

¿Porqué tú?



¿Porqué tú?, pregunto una y otra vez.
¿Porqué tú? y no obtengo la respuesta.
Eres fuente de un amor
que no entiende de tiempos ni distancias,
de un sentimiento sin esperanzas,
de una ilusión de desilusiones.
Tú, aventurero apasionado,
impredecible animal de otra especie,
de otro mundo, de otros tiempos.
¿Porqué tú?
Tú, quien ignora mi presencia,
me sanciona con su indolencia,
me niega el afán de una sonrisa.
¿Porqué tú?
¿Es tu misterio lo que me atrae?
¿es tu silencio mi perdición?
¿es tu incertidumbre mi debilidad?.
Tal vez, el delirio por un beso tuyo
¿la fatalidad de mi muerte?
Déjame ser el sosiego en tus desvelos,
el faro de tus confusiones,
la esperanza de tus tribulaciones,
la luz de tus noches oscuras.
Ven magno aventurero.
Tienta a mi lado en la certeza de mis perspectivas,
emprende conmigo la ilusión de una nueva jornada,
ancla tus naves errantes en mis tierras seguras,
en mis caricias, en mis afectos, en mis pasiones.
Depón tus mundos, tus tiempos y tus batallas
a la inmensidad de mi ser,
devela tu misterio y ven,
desmiénteme la dolorosa eternidad del
¿Porqué tú?

sábado, 8 de marzo de 2008

¿Está usted segura?

Hacienda San José, Chincha


Pero, ¿Usted está segura? me repetía una y otra vez, ¿Usted está segura que desea tomar clases de Festejo? Yo, armada con una gran sonrisa, mucho entusiasmo y absolutamente convencida de mis habilidades como bailarina, insistía que sí, que estaba completamente segura. No sólo quería tomar clases de baile con ellos sino que, además, sabía que me convertiría en una de sus mejores alumnas y orgullo de tan prestigiosa academia.

Cansada ante mi tozudez y habiendo utilizado casi todos los argumentos que disponía para convencerme de lo contrario, la señorita me propuso participar de una clase de demostración, “completamente gratuita” dijo.

Yo soy una de esas personas a las que “le pican los pies por bailar”, siempre me gustó. Bailo cada vez que escucho música. Pero mi súbito interés por aprender a bailar Festejo “profesionalmente” se debía a que el fin de semana anterior, en un corto viaje a Chincha, había conocido a la familia de una amiga, gente maravillosa que hacía música, unos cantaban, otros tocaban instrumentos y todos, absolutamente todos bailaban. Cada uno con mayor gracia y arte que el otro.

Mientras esperaba la clase y observaba parejas de niños practicando coreografías de marinera con mucho garbo, fueron llegando quienes luego descubrí que serían mis compañeras, chicas jóvenes, delgadas, vestidas con faldas muy cortitas, y blusas atadas debajo del busto. Yo, estaba ataviada con un buzo que me quedaba grande porque lo había tomado prestado de uno de mis hijos.

Y se dio la partida! Al frente el profesor realizaba los movimientos que nosotras debíamos seguir, los mismos que al combinarlos se convertían en graciosas coreografías. Hicimos 15, 40, 60, 100 repeticiones de los movimientos, hasta que todo el grupo cogiera los pasos, bueno, al menos… la mayoría.

A estas alturas, el profesor ya me había movido a diferentes posiciones “estratégicas” dentro de grupo, de adelante, al medio, al costado, atrás, al otro lado. Pero eso no me inquietaba, yo estaba en otra, no sólo transpiraba copiosamente y prácticamente agonizaba por falta de aire; sino que además, no seguía los pasos ni “pescaba” el ritmo de la música, cuando todas se movían para un lado, armoniosamente y al compás, yo lo hacia para el otro. Todas para arriba, yo para abajo, y así...

Yo, que creía haber pensado en todo: la mejor academia, el horario, las vías de acceso, el estacionamiento. No reparé en lo más importante… mis 2 pies izquierdos!!!



Marión. Pilar, yo y algunos miembros de la familia en Chincha

viernes, 29 de febrero de 2008

Oh Britney!!!


Vean esta belleza! Escuchen su melodioso traqueteo! Si se esparcieran en su fino interior!

Es de colección!, exclamaba orgulloso Yucsan, mi hijo mayor. Reflejando todo la ilusión que sentía por su más valiosa y reciente adquisición: su primer automóvil.

Una vez más su hermano menor y yo nos hicimos cómplices y lo acompañamos en su entusiasmo. Aunque la realidad nos desmentía descaradamente y sin compasión.

Britney, bautizado así en honor a Britney Spears, era un armatoste viejo y destartalado que contra todo pronóstico ha pasado a ser un miembro importante de nuestra familia.

Cuánto sacrificio, cuántas penalidades y trabajo pasó mi hijo por la caprichosa Britney, que encendía cuando estaba de humor, distribuía generosas cantidades de gases a su paso, o se paraba inoportuna en medio del tráfico, despertando la algarabía de los otros conductores.

Pero sería ingrato olvidar que, al mismo tiempo, como lo compensó con creces, otorgándole infinitos momentos de felicidad, de gran satisfacción y aventura plena. Momentos que sólo un muchacho de 26 años sabe apreciar.

Hoy al recordar la noche que Britney llegó a nuestras vidas, revivo la inmensa ternura que sentí por mis hijos en ese momento. Y confirmo por experiencia propia que esos instantes simples y pequeños son los que depositan esa dicha dulce y permanente que nos acompaña toda la vida.

Como ésta, muchas de nuestras vivencias de familia, discusiones, acuerdos, llantos, risas, angustias, satisfacciones, logros, triunfos, éxitos y más, me reafirman como se quieren mis muchachos, como nos queremos y me hacen sentir muy orgullosa de ellos. Me reafirman que nos admiramos y nos queremos los unos a los otros.




Yucsan...uno de mis muchachos!!!

domingo, 24 de febrero de 2008

Tal vez

Hace 21 años...

sorprendimos al autor en su faceta de conquistador!
No autorizó la publicación de su actual imagen.




Tal vez, sólo tal vez
Te daría un beso
Y, con sólo un beso,
Tú me amarías.

Tal vez, sólo tal vez,
Una estrella crearía
Y, con sólo una estrella,
Tú me amarías.

Es el breve telar de tu mirar,
Fijo en la luna azul, que
De un río de criaturas se vertió
Sobre una tarde gris y naranja;

Tal vez, sólo esta vez,
Recordaré que no hay recuerdo
Y, pasado sin el andar puesto,
Yo te conocería


Autor: Roberto Chang

domingo, 17 de febrero de 2008

Ya no existo

Foto 0 en -Tipos de narices, segun el dominicano. en Blogs de YAAQUI


Mi vida ha cambiado drásticamente desde el sábado último, cuando mi nariz decidió independizarse y andar sus propios caminos, ignorando de hecho que estoy estrechamente “ligada” a ella.

Mis arduos y eternos esfuerzos por vencer mi timidez se fueron “de narices”. He perdido el protagonismo de mi vida. Y sinceramente, no sé si voy a poder recuperarla.

Sólo para que ustedes no piensen que soy fatalista o que estoy exagerando, les relato algunos fragmentos de lo que he venido soportando estoicamente los últimos días:

De golpe, el médico me preguntó: “¿qué le pasa a su nariz, señora? Sin reparar en ningún momento en que era “yo” y no “ella” quien sufría un profundo dolor, debido a sus alocadas decisiones.

Al movilizarnos por la clínica, anunciaban a toda voz: “abran paso, abran paso, nariz rota”. Sin mencionarme. Ignorándome. ¿Quién era yo?, Sólo la persona que la acompañaba, servil, dispuesta, siempre detrás de ella!

¿A quién tomaron las radiografías? A ella
¿A quién trataron con tanto cuidado? A ella
¿A quién miraron mis vecinos cuando regresé a casa? A ella

¿Yo?, ya no existo!

Hasta mis hijos preguntan por ella:” ¿cómo sigue tu nariz, mamita?”
Mis amigos, o quienes hasta ahora yo consideraba “mis” amigos, preguntan por “ella”: y, ¿cómo sigue la naricita? ¿está mejorcita? A mí, ningún engreimiento, ninguna consideración!

¿Es que acaso estoy a merced de sus impetuosos caprichos? ¿Es éste el principio del final? ¿Qué papel me ha asignado la vida? ¿Ser el simple interlocutor entre mi nariz y el mundo?


miércoles, 13 de febrero de 2008

Infinito


Llegaste a mi vida cual ráfaga de aire fresco.

Encarándome dulcemente
con tu magnánima presencia.
Envolviéndome amorosamente
con tus excelsas palabras.
Encendiéndome ardorosamente
con tu profunda mirada.

Invadiendo mi cuerpo
de inagotable sed por ti.

Yo pregunto, ansiosa:
¿Eres tú? ¿Eres tú, amor mío?
¿Eres tú a quien espero desde los inicios de mi eternidad?
Y no obtengo la respuesta.

Acaso tus ojos, tus dulces ojos,
¿serán la respuesta a mis infinitas interrogantes?

¿Cómo te digo que me devora la ansiedad por ti?
...Sin decírtelo

¿Cómo te digo que mi alma está sedienta por tu amor?
...Sin ser explícita

¿Cómo te digo que eres más que una atracción?
...Sin exponer mis sentimientos

Me olvido de vivir y te perennizas en mi eterno recuerdo

Más anhelante que la ansiedad de la noche
por recibir el sol de un nuevo día
Más sedienta por sentirte que la tierra
de ser penetrada por la refrescante lluvia
Más imponente, aun que la atracción que siente el mar
por llegar a su orilla

Ven mi amor, ven

Porque ahora te quiero y tengo ilusión por un beso tuyo
Porque es la vida misma quien abrió mis ojos para ti
Porque nuestras almas se eternizarán
donde se junten nuestros cuerpos

Y te dejas ver Infinito.

lunes, 11 de febrero de 2008

Mis Queridas Amigas






Me las presentaron cuando asumí el cargo de jefe de la oficina. A todas juntas. De golpe. Ellas supieron de mi solo unos días antes de mi llegada, los suficientes para que en la espera, su ansiedad creciera y se desbocara ante el acecho de un intruso. Y eso fui al principio. Un intruso dentro de sus dominios.

A pesar de un nada auspicioso inicio pero impulsada por objetivos muy prometedores, mi andar fue fascinante y lo sentí ligero. Trabajé con mucho tesón para alcanzarlas y robarme sus cariños

Cada una es un espécimen raro, único, excepcional. Proceden de mundos diferentes, con experiencias y filosofías propias, enriquecedoras, sabias, sorprendentes.

Al mismo tiempo, son complemento absoluto. Las carencias de unas se cubren con las generosas habilidades de otras. Mutan ante mis ojos. Se adaptan. Se soportan. Se quieren. Se sufren.

Yo soy una privilegiada espectadora de sus evoluciones, de sus progresos y sus mejoras. Me limito a señalarles el rumbo. Las dejo volar. Y gustosa vuelo en su compañía.

Hoy, luego de recorrer juntas arduas travesías, cargadas de incontables vivencias y satisfacciones mutuas, puedo decir, con orgullo, que he dejado de ser una extraña. Soy una de ellas.

domingo, 10 de febrero de 2008

Yo quiero ser...



Envidio el agua de tu baño diario,
que besa tu cuerpo sin remordimientos.

Envidio las sábanas de tu cama,
cuando a ellas acudes, ansioso,
y te arropan dulcemente.

Envidio el aire que respiras,
porque dices, que sin él, no vives.

Yo envidio todo eso porque…

Quiero ser la que besa tu cuerpo,
la que te arrope, la que te cuide,
la que extrañes, la que tu ames.

Quiero ser tu aliento,
tu océano,
tu tierra,
tu razón de vivir,
tu todo.

Quiero ser eso … y más para ti.

Hoy me rompí la nariz






Hoy me caí de nariz. Pero no en sentido figurado, no, no, no. Realmente “me caí de nariz”. Escuché un “crash” y "sospeché” que me había roto “algo”. Luego, claro, la sangre, mis hijos, los gritos, el hielo, emergencia, radiografías, etc. y finalmente, la confirmación que me había roto la nariz.

Si, ya sé que suena tonto, no me lo tienen que repetir tantas veces por favor!, ¿quién se cae de nariz? Nadie!, si todos sabemos que cuando caemos hacia adelante, de forma instintiva ponemos las manos, los codos, los brazos, o cuanto pueda ayudarnos a evitar que nuestra cara sea lo primero que llegue al piso, mucho menos nuestra nariz y de puntita!!!. Peor es cuando menciono que…me caí de la cama, estando absolutamente lúcida, serena, sin obstáculos, sin ningún motivo lógico. Simplemente sucedió y yo todavía no termino de creerlo. Pero, para que ésta, que es la verdad, quede por siempre entre nosotros, vamos a "dorar" la píldora para la audiencia, veamos ¿cómo quedaría mejor?: ¿Si digo que me quería suicidar y que caí de nariz?, no. Van a decirme que la próxima vez me lance de algún lugar un poquito más alto que mi cama.
¿Si digo que tuve un accidente en globo aerostático y que lo único que me rompí fue la nariz? ¿me creerán? Lo dudo.
¿Un accidente en moto? ¿en auto? ¿en avión?, caray, que difícil…¿Cómo se hace para caer de nariz de manera elegante?

Si lo descubren, soy toda oídos...