domingo, 21 de junio de 2009

Mi Amado Ausente

El dulce susurrar de la mar me despierta.
Los rayos de luz se filtran por la ventana,
bañada toda ella con gotas de rocío.
Todo lo demás es silencio.
Siento la omnipotente presencia de tu ausencia.
Dejaste únicamente tus desvanecidas sombras,
que en vano trato de retener.

Al ponerse el sol, me siento junto a la ventana.
Ahora, gotas de rocío bañan mi cara
cual perlas apenas suspendidas.
Súbitamente y por sólo un instante,
de lo más profundo de mis sensaciones
el sabor de tus melodiosas caricias
y tus palabras de deseo me abordan.

Quisiera tener alas para alcanzarte.

2 comentarios:

Brétema dijo...

Hola, se puede pasar...? estamos de visita por tu blog y nos parece oportuno el invitarte al nuestro. Somos un Grupo Poético de Vigo (Pontevedra) cuyos miembros (más de cuarenta) exponen sus trabajos en nuestra bitácora. Si te apetece… si te sobra algo de tiempo…

Tenemos un sueño, una ilusión, una esperanza… unir en una misma voz a tod@s l@s poetas del mundo, a tod@s l@s apátridas del universo. Todos juntos, unidos, podemos lograr que el mundo sea un poco más humano. Nuestras armas: la voz, la palabra, el sonido del silencio y la fuerza del verso gateando por las paredes del alma.

Nuestro blog: http://grupo-bretema.blogspot.com/
Un saludo, Brétema

Olga María Háenz dijo...

Este poema.. me gusta mucho tu poesía, me gusta la ternura y la femeneidad que transmites..