miércoles, 18 de marzo de 2009

Mi tierno ángel


Una noche fría de verano inquieto
un tierno ángel se cobijó
en mis brazos.

Mil promesas de amor me hizo:

“Colgaré estrellas doradas en el cielo,
Trasladaré la luna azul a tu ardiente lecho,
Celestiales cánticos velarán tus sueños,

todo por ti, mi dulce amor”

Desperté colmada por su gentil mirada,
su tierno rostro, sus bellas palabras,
sus caricias sublimes, sus besos.

Maravillosa criatura, etérea y luminosa
Quédate dentro de mi alma misma,
y ya no habrán más noches frías.

3 comentarios:

arancha dijo...

hola:
me encanta como escribes, desde ahora soy fan de tu blog :)
un saludo

Mis Poemas y Escritos dijo...

Mil gracias Arancha! voy de visita por tu blog...

Saludos, Rita

Marta Vidán López dijo...

Es una suerte el saber que no habrá más noches frías! Un beso